Saltar al contenido | Saltar al meú principal | Saltar a la secciones

  • Inicio /
  • Mercados /
  • Metal /
  • La Biotecnología Industrial, un sector clave en la carrera por una bioeconomía más fuerte y sostenible

Mercados / Metal

La Biotecnología Industrial, un sector clave en la carrera por una bioeconomía más fuerte y sostenible

01/06/2020

La Biotecnología Industrial se ha convertido e identificado como un sector clave en la carrera por una bioeconomía más fuerte y más sostenible, debido a su gran potencial y capacidades para influir sustancialmente en la producción industrial y contribuir así a un futuro más sostenible, puesto que tiene el potencial de ofrecer beneficios significativos a la sociedad europea mediante la creación de empleo innovador y de calidad, utilizando recursos renovables y alternativos al carbón fósil, así como para estimular el desarrollo rural. Así lo asegura Asebio, Asociación Española de Bioempresas, en su “Documento de Posición – Biotecnología Industrial”. Además, en el “Informe Asebio 2018” informa de que las empresas de biotecnología tuvieron ese año un impacto en la economía española de casi 7.000 millones de euros (0,7% del PIB) y generaron 92.384 empleos.

Las sociedades avanzadas se enfrentan actualmente a grandes retos, como el incremento en la eficiencia y la gestión sostenible en el uso de recursos naturales, la reducción de la dependencia de los recursos no renovables, la mitigación y adaptación al cambio climático y la seguridad alimentaria y energética, además de la creación de empleos y el crecimiento en zonas rurales, costeras y desindustrializadas, especialmente en un contexto de crecimiento de la población mundial.
Para hacer frente a este escenario, Europa necesita cambiar radicalmente su manera de producir, consumir, transformar, almacenar, reciclar y eliminar los recursos biológicos. La estrategia “Europa 2020” lanzada desde la Comisión Europea propone una bioeconomía como elemento clave para el crecimiento inteligente y sostenible dentro de la Unión Europea.
El establecimiento de la bioeconomía en Europa ofrece grandes posibilidades, como mantener y crear crecimiento económico y puestos de trabajo en las zonas rurales, costeras e industriales, reducir la dependencia de los combustibles fósiles y mejorar la sostenibilidad económica y medioambiental de la producción primaria y de las industrias de transformación. En este sentido, la industria europea está aumentando gradualmente su producción, integrando los procesos de base biológica y la conversión de recursos biológicos renovables y flujos de residuos asociados, iniciando y marcando la transición hacia una industria y economía más sostenibles.
En 2016, se puso en marcha la Estrategia Española de Bioeconomía siguiendo estos principios, para impulsar la actividad económica española, mejorando la competitividad y sostenibilidad de los sectores productivos vinculados al uso de los recursos biológicos, buscando la promoción y generación de conocimiento para el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías, mediante la colaboración del sistema de ciencia y tecnología y las entidades públicas y privadas españolas.
Para este fin, la Biotecnología Industrial (BI) se ha convertido e identificado como un sector clave en la carrera por una bioeconomía más fuerte y más sostenible, debido a su gran potencial y capacidades para influir sustancialmente en la producción industrial y contribuir así a un futuro más sostenible, puesto que tiene el potencial de ofrecer beneficios significativos a la sociedad europea mediante la creación de empleo innovador y de calidad, utilizando recursos renovables y alternativos al carbón fósil, así como para estimular el desarrollo rural.
La BI, además, ofrece a Europa la posibilidad de acelerar su transición hacia un modelo más sostenible de crecimiento, generando un sector de alto valor añadido y competitivo a nivel mundial que sea capaz de generar empleos de buena calidad tanto en entornos rurales como urbanos.
Esta permite la producción de una amplia variedad de productos químicos, materiales, alimentos, alimentación, combustible y productos farmacéuticos a partir de materias primas de origen biológico, teniendo un impacto considerable al utilizar la biomasa como una alternativa a los recursos fósiles para la producción de bioproductos, biocombustibles y biopolímeros.

Biocombustibles en el sector del transporte
Un impacto indirecto de la biotecnología podría surgir también del uso de biocombustibles en el sector del transporte, ya que este es responsable del 21% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Así, la mezcla de gasolina con bioetanol podría ayudar a reducir el impacto ambiental de este sector. Además, el uso de biomasa renovable para la generación de energía también podría ayudar a diversificar la cartera de energía y mejorar la seguridad del suministro.
A pesar de la importancia estratégica de la biotecnología industrial para la economía de la UE, no existe una visión o panorama general del impacto de este sector. Esto se debe en gran parte a que la BI es un sector transversal y está impulsado por el vector tecnológico, que no es fácilmente identificable en las estadísticas económicas existentes.
En 2014, empleó alrededor de 18,6 millones de personas y generó aproximadamente 2,2 billones de euros. Esto significa que la bioeconomía representa alrededor del 9% de todos los sectores de la economía en relación con el empleo y el volumen de negocios, siendo la biotecnología industrial una herramienta central para su implementación y desarrollo.
Un estudio reciente (“Jobs and grow generated by the industrial biotechnology in Europe”, de EuropaBio) cuantificó la importancia económica del sector y proporcionó una previsión para el empleo del sector de la biotecnología industrial para 2030. Dicho estudio estimó su valor en 40.000 millones de euros en 2020 y entre 57.500 millones y 99.500 millones de euros en la economía europea en 2030. Esta evolución representa una tasa de crecimiento media anual compuesta del 7% entre 2013 y 2030. En términos de empleo, se calculó que la biotecnología industrial emplearía a un total de entre 900.000 equivalentes a tiempo completo (FTEs) y 1.500.000 FTEs para 2030.
La industria de la Biotecnología Industrial en Europa está impulsada por una multitud de factores, entre ellos el crecimiento demográfico, las cuestiones medioambientales, la diferenciación de productos y las oportunidades de reducción de costes. Pero, a la hora de sustituir los procesos industriales por otros más sostenibles, la biotecnología se ve limitada por una serie de barreras tecnológicas, incluyendo el coste de la materia prima, el grado de madurez y disponibilidad de las tecnologías y el nivel de apoyo al mercado para los productos de base biológica.
Para afrontar estos retos sociales antes mencionados, la biotecnología industrial requiere del desarrollo de un entorno político y económico propicio que estimule la investigación y la innovación, así como políticas y estrategias de apoyo para difundir y apoyar el desarrollo de estas tecnologías y productos, la aprobación de estos nuevos (bio)productos, el fomento del espíritu empresarial, y el desarrollo del mercado.
De esta forma, para la producción de productos biológicos y la implantación de estas tecnologías, es necesaria una garantía de un suministro estable de cantidades suficientes de materias primas que no compitan con la producción de alimentos y piensos.
Además, se necesita un enfoque integrado de financiación de la I+D que cubra la cadena de valor completa, de forma que la investigación se convierta en productos comercializables y crecimiento económico. Para ello es necesario tender un puente sobre el llamado “Valle de la muerte”, fase en la que se pasa de la investigación básica a la producción industrial. Esta fase es especialmente sensible, ya que requiere inversiones relevantes cuando aún el riesgo tecnológico y de mercado es aún elevado.
La conversión de los procesos industriales actuales hacia otros de base biológica se debe de fomentar a través de procesos regulatorios más sencillos y directos, evaluando adecuadamente en qué forma los procesos y productos de base biológica contribuyen a las políticas de UE sobre cambio climático; y proporcionando mecanismos de acceso al mercado e incentivos políticos para superar los obstáculos de la inversión y alentar a los inversores y consumidores a participar, sin crear cargas innecesarias para la industria.
 

Tecnologías:

Sectores:

 
CONTENIDO RELACIONADO

Síguenos

  • linkedin
  • twitter
  • Youtube
 

NEWSLETTER

Semanalmente enviamos noticias, informes y reportajes relevantes según intereses. Apúntate para recibirlo GRATIS

DATOS PERSONALES

 
Selecciona el sector de interés

Selecciona el sector de interés

He leído y acepto la política de privacidad

Izaro Manufacturing Technology: Portal especializado información sobre tecnologías de fabricación y gestión.
C/ Mazarredo, 6, 2º drcha. 48001 Bilbao Tel: 94 448 71 10 Fax: 94 416 27 43 - 94 416 00 79

Twitter   You tube